“¡David regrésate rápido, date vuelta en sentido contrario y los encontraremos!”.

“¡David regrésate rápido, date vuelta en sentido contrario y los encontraremos!”. Fue lo que Mario Cuevas, policía con 7 años de servicio, le dijo a su compañero David Torres, al escuchar vía radio, acerca de un tráiler blanco, el cual había sido reportado como robado y se dirigía a la autopista de Puebla. David aceleró y comenzaron la persecución.

Mientras tanto, Edalid Ortiz y su compañero Javier Antonio Esparza, ya se encontraban muy cerca del tráiler. Para no alertarlo con su presencia decidieron no encender su torreta, manteniendo así, el factor sorpresa de su lado. La estrategia funcionó. Una vez que ubicaron el vehículo, ambas unidades se coordinaron para impedir con sus patrullas la circulación sobre la avenida, y así, evitar que el tráiler pudiera continuar su marcha. “Todo fue rápido, cuestión de unos 5 minutos yo creo” recuerda Edalid.

Los cuatro policías se acercaron con cautela hacia el tráiler. Comenta David que él y su compañero se aproximaron por el lado del conductor, mientras que Edalid y Javier se acercaron del lado del copiloto: “Mediante comandos verbales les indicamos que bajaran con las manos en alto, y tras la lectura de sus derechos, hicimos la detención” refiere David.

Posteriormente, avisaron a la parte afectada. La dueña de la mercancía se encontraba muy angustiada al pensar que sus productos se habían perdido, y por ende, gran parte de su inversión. Sin embargo, gracias a la pronta y eficaz respuesta por parte de los cuatro elementos del sector Teotongo, fue posible la recuperación de la mercancía en su totalidad, la cual, para sorpresa de los oficiales, estaba valuada en casi dos millones de pesos, cifra que no se ve todos los días. “La dueña de la mercancía estaba muy contenta y nos agradeció mucho” recuerda Edalid.

Sobre el asunto del dinero, David reitera su lealtad ante la ciudadanía: “Sí hubo un intento de soborno por parte de los malhechores, siempre pasa, pero nosotros dijimos que no”.