Para la Inspectora Ramos su vida profesional comenzó a los treinta años, con tres hijos, cuando se separó de su marido.

Para la Inspectora Ramos su vida profesional comenzó a los treinta años, con tres hijos, cuando se separó de su marido y pudo, por primera vez, escuchar su vocación de policía.  Entonces decidió entrar a la policía, lo que no le permitió su marido.  Hoy asegura: “Gracias a mi profesión he sacado adelante a mis tres hijos”.

Tiene trece años en la Policía, en los cuales no ha sufrido discriminación por ser mujer. Llegó a ser Inspectora después de estar con el Grupo Comando.  Ella dice que nunca tuvo problemas con los horarios porque sus hijos la ayudaban.

Hoy los dos mayores son, también policías. Y Marisol espera que lleguen mucho más arriba en el escalafón que ella.

Y ella está muy orgullosa de esto.  Desde pequeña veía a su padre policía, le impresionaba  uniforme, escucharlo hablar de los operativos.  De él aprendió mucho profesionalmente, y en la vida familiar a utilizar muy bien el tiempo libre para estar con sus hijos, como él hacía.