Marco Alexis Villegas Islas recuerda con nostalgia su infancia, recuerda las fotos que veía de su abuelo, quien fue policía y desgraciadamente murió en un enfrentamiento cuando Alexis era muy joven para siquiera comprender la situación.

Marco Alexis Villegas Islas recuerda con nostalgia su infancia, recuerda las fotos que veía de su abuelo, quien fue policía y desgraciadamente murió en un enfrentamiento cuando Alexis era muy joven para siquiera comprender la situación. Pero de alguna manera, el recuerdo de su abuelo fue lo que lo impulsó a convertirse en policía: “Yo lo veía en fotos y siempre me dijeron que me parecía mucho a él”, dice. 

Alexis fue recientemente condecorado con una Medalla al Valor Policial en la ceremonia de “Entrega de Reconocimientos y Estímulos a Policías de la SSP-CDMX”, por aprehender a unos sujetos que minutos antes habían despojado de sus pertenencias a clientes de un bar.  

Los recuerdos de aquel día permanecen prácticamente intactos en la memoria de  Alexis, quien comenta que él y su compañero iban en un patrullaje de rutina en el Barrio San Miguel de la Delegación Iztacalco, cuando por medio de la radio les informaron que un negocio acababa de ser asaltado; acudieron al lugar y uno de los afectados les informó que los responsables huyeron a bordo de una camioneta negra, la cual inmediatamente identificaron e iniciaron la persecución. Aunque fue cuestión de algunos minutos, Alexis sintió que fueron horas, hasta que finalmente la camioneta se estrelló en el portón de una unidad habitacional y sólo así detuvo su marcha.  

Alexis y su compañero se bajaron de la patrulla, mientras le insistían a los sujetos de la camioneta que cesaran de sus acciones y que se entregaran, en ese momento notaron que el conductor de la camioneta portaba un arma de fuego y le disparó a uno de sus compañeros, quien de inmediato, actuó en legítima defensa y repelió la agresión; al ver esto, Alexis se apresuró a pedir apoyo médico y policial.

Finalmente lograron someter a otro de los sujetos, así que con la situación bajo control y su compañero impactado fuera de peligro, (la bala fue detenida por su chaleco antibalas), Alexis comienza a repasar en su cabeza todo lo sucedido:  “Tenía miedo pero a la vez mucha adrenalina, mi prioridad era cumplir, mi mente se bloqueó y sólo quería cumplir con mi deber”.  

Con apenas 1 año y 10 meses dentro del cuerpo policial y a sus cortos 23 años, ésta es la primera experiencia fuerte que le toca vivir, aunque Alexis toma las cosas con filosofía y ha decidido no dejarse dominar por el temor: “Con estas experiencias aprendes y se te quita el miedo, ya me siento más capaz y me empieza a gustar más salir a las calles”, comenta con seguridad en sus palabras. 

En cuanto a la medalla que le fue otorgada, menciona contento: “A mi edad es algo muy valioso haberla recibido porque habla mucho de mí, es un reconocimiento a mi labor y a mi persona”. 

Para finalizar, Alexis menciona que para él la palabra policía significa salvaguardar la integridad de las personas, un trabajo difícil pero muy satisfactorio: “Ser policía es difícil pero a la vez bonito, aunque dejas de ver mucho a la familia, aprendes mucho y tiene sus recompensas, como esta medalla”. Desde donde esté, sin duda su abuelo está orgulloso de él.